Es muy raro en que un paciente que reciba una transfusión de sangre llegue a conocer a sus donadores, es un proceso que mantiene las más estrictas reglas de privacidad que están en existencia; pero, de vez en cuando estas reglas llegan a violarse y los encuentros entre estas dos personas son sumamente fabulosos.

     Pues este fue el caso de Jessica Carlson que al dar a luz en el 2018 estaba desesperadamente en necesidad de una transfusión sanguínea, y tuvo la oportunidad de agradecer a las dos personas que donaron su sangre, que para ella no solamente es un acto de humildad que le salvó la vida, pero porque le cambió la vida y la de su familia.

     Recién casada y con un niño de cuatro años, Jessica había dado a luz a una bella niña en agosto del 2018 en el hospital Mercy Southwest. Pero su salud no mejoraba y empezó a empeorar más y más. Su hermana fue a buscar ayuda, la estaban perdiendo. Al revisarla, el médico inmediatamente solicitó que se le hiciera una transfusión sanguínea, así mismo recibiendo dos unidades de sangre, que literalmente le salvaron la vida.  “La vida de mi hijo pudo haber sido diferente para siempre. El pudo haber sido puesto en el sistema de acogimiento, si fuese que no sobreviviera para ver que fuese adoptado. Mi esposo pudo haber sido un papá soltero”, comentó Carlson explicando que los donadores le salvaron más que su vida, también salvaron la vida de su familia y que su misión era de llegar a conocer a las personas que la salvaron y personalmente darles las gracias.

     Jessica obtuvo sus expedientes del hospital y autorizó al Banco Houchin para buscar a los donadores. Este fue un momento emocional para ella, al oir que los donadores fueron encontrados, ambos fueron contactados y no se imaginaban que tendrían la oportunidad de conocer a una persona que pudieron ayudar.

    “En mis 13 años de empleo con el banco Sanguíneo Houchin, no puedo recordar el momento donde pudimos juntar a un donador especifico con el paciente” dijo Tracy Hunter, directora de eventos especiales y patrocinios. “Esto debe de ser empezado por el paciente, dado a que las leyes de privacidad HIPPA, nunca podemos preguntarle al hospital por información o asistencia. Jessica estaba determinada. Estos eran sus expedientes y su pedido”.

     La primera llamada que Tracy hizo fue a Kerry Meadors, una empleada de Aera Energy, quien dona su sangre regularmente en la unidad móvil cuando llega a su oficina. Ella estaba sorprendida y emocionada a la vez diciendo “Esta puede ser la mejor llamada telefónica que he recibido en mi vida, ¡Claro que quiero conocerla!”.

     La segunda llamada fue hecha a Gissel Ayon, residente de la ciudad de Delano y estudiante de la Universidad de California, Bakersfield. Gissell también es una donante regular que dio sangre en agosto del 2018 durante un evento de recaudación de sangre en su comunidad, que se llevó a cabo en el Centro Médico Regional de Delano, mejor conocido ahora como Adventis Health Delano.  Gissell estaba en shock y feliz de conocer a Jessica dijo “Esto no pasa todos los días, ¡me gustaría conocerla!”.

     Las tres mujeres y sus familias finalmente se conocieron el viernes, 6 de marzo en el Centro de Donación Bolthouse, ubicado en el 11515 Bolthouse Drive, en Bakersfield.

     Si desea donar sangre o cualquier otro producto sanguíneo, los donantes deben de tener buena salud, pesar no menos de 110 libras y tener no menos de 17 años de edad. Jóvenes de 16 años pueden donar con el consentimiento por escrito de sus padres. Una credencial con foto y con su fecha de nacimiento también es requerida.

     Donadores pueden donar cada 56 días (8 semanas)

     Para obtener mayores informes sobre la donación de sangre, llame al 661-323-4222 o visite HCBB.com

      Leave a comment

      Your email address will not be published. Required fields are marked *