La administración de Trump aumentó las deportaciones de niños migrantes detenidos por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU. En pleno coronavirus, a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, mandaron a menores a sus países de origen sin notificar a los padres.

En las últimas semanas, más de 900 menores indocumentados fueron trasladados a sus países de origen. La administración de Trump prácticamente cerró la migración.

Algunos niños abandonaron el país sin dar previo aviso a sus padres o familias; lo cual plantea preguntas de expertos sobre los esfuerzos de la administración de Trump para garantizar que los niños no caigan en manos de los traficantes de personas.

“El hecho de que nadie sepa quiénes son estos niños y hay cientos de ellos es realmente aterrador. No se sabe si han sido devueltos a los contrabandistas o en peligro”; dijo a Jennifer Nagda, directora de políticas del Centro para los Derechos de los Niños Inmigrantes

Además, hace unas semanas, deportaron a un niño hondureño que llegó al país sin previo aviso. Pidió un celular para contactar a su familia.

“Aquí fueron dos o tres días que no teníamos idea de dónde estaba”, dijo un familiar del niño hondureño.

Según un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, aseguró que las políticas de la administración para deportar a menores no cambiaron.

“Una de las herramientas más críticas que el departamento ha utilizado para prevenir la propagación del virus y proteger al pueblo estadounidense, a los oficiales de primera línea del DHS y a quienes están bajo su cuidado y custodia de Covid-19”, dijo Chad Wolf, secretario interino de la agencia.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *