Este artículo fue publicado originalmente en el periódico The Bakersfield Californian el 19 de julio, 2020.

   Laura Arredondo estaba en el trabajo esa mañana cuando recibió una llamada de un empleado angustiado de Arredondo Ventures. “Me llamó y me dijo: ‘Laura, ¡ven a Arredondo Ventures!’ Y yo dije: “¿Qué? ¿Por qué? ¿Qué pasó, Ali?”

   Agarró su bolso, condujo al negocio con muchos pensamientos corriendo en su cabeza. Ali era un empleado de confianza desde hace mucho tiempo. ¿Qué podría ser tan molesto que él estuviera llorando, se preguntó? Pronto aprendió lo que no podía explicarse por teléfono. Su hermano, José Arredondo había sido asesinado. Y de una manera muy brutal, su oreja derecha mutilada, una uña arrancada de su lecho ungular. Fue apuñalado en la espalda varias veces y murió de los golpes que recibió en la cabeza. Su cuerpo sin vida fue encontrado por una trabajadora domestica la mañana del 16 de julio de 2019 en la sala de su condominio en Cabo San Lucas. Laura estaba más que atónita.

  “Nunca, nunca se me pasó por la cabeza que iba a ser algo tan doloroso, tan horrible”, dijo. “Fue como si hubieran rasgado la alfombra debajo de mí; todo se hizo añicos”.

   “Yo siento en mi corazón de verdad no voy estar tranquila, no voy estar en paz hasta no saber quien le hizo esto,” agregó Laura Arredondo.

   Un año después, las cosas han cambiado, pero siguen siendo las mismas. José era el hermano mayor de Laura, el que construyó una serie de exitosas concesionarias de automóviles y otros negocios.

   Laura estaba justo allí; ella ayudó a manejarlos. Hermano y hermana eran muy cercanos como familia, socios comerciales y se expandieron al trabajo caritativo como una forma de retribuir a su comunidad adoptiva. José, Laura y sus otros hermanos vinieron de humildes comienzos con poca o ninguna educación formal.

   Pero ha sido un año doloroso.

   “Aunque mis hermanos mayores no dicen nada, puedo ver el dolor en sus caras”, dijo Laura. Cada uno tiene una manera de expresar su dolor y enojo de perder a su hermano. Laura tiene un retrato de José colgado en una de sus habitaciones, que es terapéutico. “Entro en esa habitación y lloro y grito, ¿sabes? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Otras veces le digo cuánto lo extraño y me gustaría que entrara y dijera: ‘Estoy aquí'”.

   La pregunta sigue siendo: ¿Quién mató a José Arredondo, de 61 años? ¿Y por qué? Un hombre fue arrestado poco después del asesinato. La oficina del Fiscal General del Estado de Baja California Sur acusó a Roberto Martínez González del asesinato de Arredondo. Durante una audiencia en la corte, Martínez González negó haber sido el asesino, alegando que el día después del asesinato de Arredondo, fue secuestrado y torturado por agentes de la oficina del Fiscal General del Estado en un intento de hacer que confesara haber matado a Arredondo.

   “Él definitivamente no se merecía una muerte así,” dijo su hermana.

   Esto fue seguido por una serie de actividades extrañas, incluidas las denuncias de otros no relacionados con González, quienes afirmaron que ellos también fueron secuestrados, torturados e intimidados por la policía mexicana para implicar a Martínez González como el asesino de José Arredondo.

   El sospechoso era amigo de José Arredondo. Pero Laura no lo está comprando. Ella critica la investigación y cree que numerosas personas están involucradas en el asesinato de su hermano, que era ciudadano estadounidense naturalizado. El hecho de que este asesinato tuvo lugar en suelo extranjero se suma a la frustración porque en México, resolver un asesinato es una excepción, no la regla.

  ¿Cuántas personas están involucradas y quién es la persona que ordenó el asesinato? ¿Por qué razón? La familia solicitó la ayuda del FBI, pero fueron rechazados, según Laura. Ella confía en un poder superior para obtener ayuda para resolver este caso.

   “Será en el tiempo de Dios, no en el mío y sé que será el momento adecuado”, dijo.

   La viuda de José Arredondo, también llamada Laura, dijo a través de su abogado que no está haciendo declaraciones en este momento.

   El sospechoso bajo custodia está programado para ir a juicio el próximo mes y mantiene su inocencia.

    Dado que el FBI se niega a involucrarse, Laura Arredondo hace un llamado a cualquier persona que tenga información sobre la muerte de su hermano para que se presente.

   “Avísame porque esa será la única forma en que podemos hacer la diferencia”, dijo Laura. “Lo único que puedo decir es que Dios perdone a las personas que hicieron esto”.

   Traducido e impreso con permiso exclusivo de José Gaspar, que es un presentador local del KKEY/ Telemundo y KGET en Bakersfield, CA. Gaspar puede ser contactado por correo electrónico a elcompa29@gmail.com. El punto de vista de este artículo es el de él.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *