La Fundación Unión Estadounidense de Libertades Civiles del Sur de California, representada por el abogado Paul Nicholas Boylan, presentó una demanda el lunes pasado contra la ciudad de McFarland y su ayuntamiento, según un comunicado de prensa.

  La demanda dice que el Ayuntamiento de McFarland violó la Ley Brown al restringir el acceso público a las reuniones en las que el consejo votó para aprobar permisos que habrían permitido a The GEO Group, Inc. de convertir dos prisiones estatales en McFarland en Centros de Detención de Inmigración de Estados Unidos con 1.400 camas.

   “Si bien la tecnología puede ser una herramienta para garantizar una transparencia gubernamental más amplia, en medio de una pandemia, McFarland usó la tecnología para hacer todo lo contrario”, dijo Julia Morgan, abogada de la ACLU SoCal. “Una pandemia, sin embargo, no anula el derecho de los californianos a asistir, observar y hacer comentarios durante las reuniones de sus organismos públicos, y estamos seguros de que el tribunal estará de acuerdo”.

   La demanda solicita al tribunal que declare nulas y sin efecto las acciones tomadas por el Ayuntamiento de McFarland el 9 y el 23 de abril.

   La votación sobre las solicitudes de permisos de GEO se remonta a febrero de 2020 cuando la Comisión de Planificación de McFarland rechazó la solicitud de permisos. Esa noche, cientos de personas en oposición a GEO protestaron afuera.

   Cientos de personas se reunieron en febrero, el día del votante de la Comisión de Planificación, para protestar por la toma de posesión de dos prisiones estatales por parte de GEO.

   Dos meses después, el 9 de abril, el consejo nombró a Eric Rodríguez, un ex empleado de GEO, para cubrir una vacante en el consejo de la ciudad. Se restringieron los comentarios públicos, una violación de la Ley Brown, según la demanda, y no se proporcionaron servicios de traducción.

   Antes de la reunión del 9 de abril, el personal de la Ciudad se reunió en privado con representantes de GEO y el Sr. Rodríguez y discutió las solicitudes pendientes de GEO, según la demanda.

   “En resumen, la Ciudad se aseguró de escuchar a GEO sobre la vacante del Concejo, pero estaba menos interesada en escuchar al público”, dice la demanda.

   Solo unas semanas después, el 23 de abril, cuando el consejo aprobó los permisos, los residentes solo pudieron participar en Zoom o en una llamada telefónica debido a la pandemia de COVID-19. Había un límite de 100 personas en la llamada de Zoom, lo que dejaba a cientos de personas incapaces de participar en la reunión.

   Los residentes de McFarland y los defensores de los derechos de los inmigrantes instaron al ayuntamiento a posponer la audiencia de apelación para un momento en que el público pueda reunirse de manera segura para participar en la reunión.

   “Recibo bastantes mensajes de miembros de la comunidad que están tratando de iniciar sesión en la llamada, pero la reunión alcanzó el máximo de 100 personas”, dijo Alex González, un organizador comunitario de Faith in the Valley, en la reunión de abril cuando el consejo aprobó los permisos. “Sugerimos que la reunión se posponga hasta que tengamos un proceso democrático y la gente pueda participar”.

   Sin embargo, el consejo denegó esa solicitud.

   “Incluso si la reunión del consejo municipal de esta noche fuera una reunión regular, no podríamos albergar a 100 personas”, dijo la alcaldesa de McFarland, Sally González, en la reunión de abril. “Les hemos dado más personas que pueden asistir”.

   En el momento de la reunión de abril, el administrador municipal interino de McFarland, Larry Pennell, le dijo a Kern Sol News que los requisitos de la Ley Brown no se aplicaron debido a la pandemia.

   En marzo, el gobernador Gavin Newsom emitió una Orden Ejecutiva que decía: “Todos los requisitos en.. . la Ley Brown requiere expresa o implícitamente la presencia física de los miembros, el secretario u otro personal del organismo, o del público como condición para participar en. . . por la presente se renuncia a una reunión pública “.

   Sin embargo, la demanda dice que el propósito de la Orden Ejecutiva era prevenir la propagación de COVID-19.

   “La Orden Ejecutiva no citó ningún otro interés que buscara proteger y no autorizó ninguna limitación al acceso a las reuniones públicas que no fueran las físicas”, dice la demanda. “El gobernador Newsom dejó en vigor todas las demás disposiciones de la Ley Brown e instó a las agencias públicas a adherirse lo más cerca posible a la Ley Brown ‘para maximizar la transparencia y brindar al público acceso a sus reuniones'”.

   “En abril, cuando el Concejo Municipal de McFarland celebró dos reuniones cruciales para el proyecto, los manifestantes fueron excluidos casi por completo”, dijo la Fundación ACLU del Sur de California en un comunicado de prensa. “Y con las voces de la oposición suprimidas, el proyecto fue aprobado”.

   El consejo, según la demanda, no solo violó la Ley Brown, también conocida como la ley de reuniones abiertas, sino también la Constitución de California.

   La demanda dice que la Ciudad violó los “derechos constitucionales y estatutarios del público para presentar una petición al gobierno y observar y / o participar en la conducción de los negocios de la gente en asuntos de gran interés e importancia pública”.

   “El propósito de la Ley Brown de California es proteger y expandir los derechos constitucionales de cada persona para asistir, observar y hablar durante las reuniones de agencias públicas”, dijo el abogado Boylan, quien se especializa en leyes de gobierno abierto. “El Concejo Municipal de McFarland violó a sabiendas los derechos del público cuando impidió que las personas interesadas participaran en decisiones vitales para el bienestar público. No tengo ninguna duda de que el tribunal invalidará los actos ilícitos de la ciudad “.

   La demanda fue presentada en nombre de tres residentes del condado de Kern, Stephanie Padilla de Bakersfield y dos residentes de McFarland que desean permanecer en el anonimato porque temen un escrutinio injustificado y una reacción violenta de los consejales, según un comunicado de prensa.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *