El Gobierno del presidente Donald Trump intentó cancelar el programa de amparo migratorio DACA el 5 de septiembre de 2017 y ahora, tres años después, miles de “soñadores” se conjuran para vengarse en las urnas, haciendo lo posible para que el republicano pierda las elecciones del próximo 3 de noviembre.

Aquel 5 de septiembre, el entonces fiscal general, Jeff Sessions, por orden de Trump, canceló el programa bajo el pretexto de que así forzaba al Congreso a llegar a un acuerdo sobre los cerca de 800,000 entonces jóvenes protegidos por la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Pero el Tribunal Supremo finalmente desechó el pasado 19 de junio, por “arbitraria y caprichosa”, la medida de Trump y señaló que carecía de argumentos que sustentaran la terminación de DACA.

Mientras prepara su anunciado próximo gran golpe al programa, el Gobierno ha cambiado y restringido las condiciones del amparo, lo que ha suscitado una nueva ola de demandas en su contra.

      Leave a comment

      Your email address will not be published. Required fields are marked *