Los Ángeles, 9 sep (EFE News).- El condado de Los Ángeles arrastra un “racismo estructural” y necesita un cambio profundo y emprender una “reinvención” de su sistema para acabar con la desigualdad, especialmente contra los latinos y los afroamericanos, asegura un análisis presentado este miércoles.

   El informe “Sin vuelta atrás: Juntos por un Los Ángeles equitativo e incluyente”, elaborado por la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), la Universidad del Sur de California (USC) y el Comité para un Gran L.A., encontró grandes disparidades entre los latinos y otros grupos étnicos o raciales.

   “El 39 % de los niños latinos de escuelas K-12 (de preescolar al duodécimo grado) en el condado no tienen computadora ni Internet de alta velocidad en su hogar”, el número más alto de todos los grupos étnicos y raciales, señaló Manuel Pastor, director del Instituto de Investigación de Igualdad de la USC y uno de los autores del reporte.

   De igual forma, 18 % de los niños latinos de K-12 residen en viviendas sobrepobladas, también la proporción más alta y el doble respecto al segundo grupo (nativos americanos, 9 %).

   “Ahora, la crisis de la COVID-19 ha ampliado las disparidades existentes en logros académicos que permanecen a lo largo de marcadas líneas raciales y de clase”, señaló al presentar el reporte Gary Segura, decano de la escuela de Asuntos Públicos Luskin de UCLA y coautor del informe.

   Pastor destacó que los latinos son el grupo mayoritario dentro de la población desamparada (36,1 %), superando a los afroamericanos (33,7 %) y a los blancos no hispanos (25,5 %).

   Al presentar el grave problema desigualdad social para latinos y afroamericanos en el condado, el informe ofrece “10 principios de reinvención de Los Ángeles” empezando con la meta de “enfrentar el racismo (contra las personas de color) en todas sus formas”.

   También recomienda “construir una economía que se centre en aquellos que han sido abandonados y excluidos”, crear “vivienda para todos” acabando con los desamparados, y apoyar el acceso a la educación para todos los niños y todas las comunidades.

   Al proyectar su trabajo futuro, el Comité para un Gran L.A. buscará construir conciencia y consenso sobre la necesidad de un cambio, dar prioridad a las políticas e investigaciones que favorezcan esta visión y promover el cambio ampliando y apoyando los movimientos de base comunitaria.

   “Estas recomendaciones son el comienzo de algo más que está por venir para lograr el cambio de sistema que necesitamos”, destacó Miguel Santana, presidente del Comité para un Gran L.A.

   De los más de 10 millones de habitantes del condado de Los Ángeles, 48,6 % son latinos, 26,1 % blancos no hispano, 15,4 % asiáticos y 9 % afroamericanos, según el censo de población. EFE News

      Leave a comment

      Your email address will not be published. Required fields are marked *