El pasado martes, 22 de septiembre, se llevó a cabo un evento de pruebas contra el COVID-19 en el estacionamiento suroeste del colegio de Bakersfield.

     Ahí, enfermeras de Rhino Medical, junto con miembros de la Guardia Nacional ayudaron a pacientes registrados y no registrados a que se auto administraban la prueba que predicaría si tienen el COVID-19 o no.

     Mientras enfermeras daban instrucciones de cómo poner el isopo en la fosa nasal y dar tres vueltas, al momento de terminar, se rompe el isopo a la mitad y se introduce a una probeta donde se le pone un tapón y se manda a un laboratorio donde se administrar la prueba.

     Personas que no estaban registradas, fueron ayudadas por miembros de la Guardia Nacional para registrarse en línea y obtener su número de serie que es utilizado para identificar la probeta con el cliente.

    Este evento fue organizado por la Cámara de Comercio Hispana de Kern y el Grupo de Trabajo Latino del COVID-19

    Leave a comment

    Your email address will not be published.