Angélica Rivera, de 51 años, pasó unos días de vacaciones con sus 3 hijas, Sofía, Fernanda y su hija menor, en las montañas de Aspen, Colorado, en EU, donde se la pasaron de compras en exclusivas tiendas; también las acompañó Pablo Bernot, novio de Sofía.

De acuerdo con versiones de un allegado, “sí, se la pasó muy bien; hizo este viaje para despejarse del confinamiento y divertirse con sus hijas. Pensó que en este lugar, que está lejos de las grandes ciudades, con ayuda del cubrebocas y mucha ropa de invierno, pasaría desapercibida, pero no lo logró”. 

Y es que sus hijas compartieron fotos de lo bien que se la pasaban y presumiendo sus lujosos y costosos atuendos y accesorios de diseñador, en los que gastaron más de dos millones de pesos mexicanos. 

En cuanto al regreso de Rivera a las pantallas,  amigos afirman que le encantaría, pero tiene mucho miedo de la reacción de la gente y que no la acepten o la critiquen. Ella sólo espera que con todo esto de la pandemia y con el nuevo gobierno, deje de estar en la mira negativamente; desea regresar, limpiar su imagen y volverse a ganar el cariño del público, pero la gente no olvida rápido los escándalos en los que se involucró cuando fue primera dama.