BAKERSFIELD, CA – La Trata o tráfico de humanos, es un crimen que no solo existe en países pobres, sino que existe en la vuelta de la esquina de nuestras casas.  Cada año desaparecen miles de mujeres, hombres, niños y niñas que son secuestrados por el crimen organizado para la esclavitud y explotación sexual.

     Muchas de estas personas mueren en el transcurso de ser vendidos o por no obedecer a sus captores, muchos son drogados y muren por una sobre dosis, sus cuerpos nunca recuperados. Sus familias desesperadas sin saber como están sus seres queridos.

     Sin embargo, muchos son salvados, gracias a las agencias policiacas locales, estatales, y federales que se unen para combatir este tremendo problema. Así fue el caso esta semana pasada, cuando miembros del Departamento de Policía de Bakersfield se unieron con el Departamento de Investigación Federal (FBI siglas en inglés) y con el Departamento de Seguridad Interior (HSI siglas en inglés) donde a tempranas horas del viernes, 22 de enero, se consumó un operativo donde 16 personas fueron rescatadas de las garras de la trata.

     “Este fue el resultado de una investigación que tomó dos años en hacerse sobre el trafico de seres humanos” comentó el jefe de policía de Bakersfield Greg Terry. “La trata es una forma horrífica de abuso”, agregó Terry.

      En un comentario hecho por Cynthia Zimmer, procuradora general del condado de Kern, dijo que “El Desert Star Motel es un prostíbulo moderno” y que se uniría con la procuraduría federal de los Estados Unidos en los casos resultando de esta investigación.

      Dough Bennett, fundador de “Magdalene Hope” un santuario para las victimas de la trata comentó que esto no es nuevo, “Hemos subido y bajado la avenida Union por 12 años”. Bennet agregó que sus investigaciones demuestran que entre 750 a 1000 mujeres son vendidas cada mes en Bakersfield y que ocho de cada diez no están ahí por su propia voluntad, y alguien es el que saca las ganancias de ellas.

POR FIN RESCATADAS PERO MARCADAS

 

       Como resultado del operativo del viernes por la mañana, tres personas fueron arrestadas en los terrenos del Desert Star Motel ubicado en la avenida Union. Entre ellos, se identificó a Curtis Moore, de 43 años, que es residente de Bakersfield fue arrestado bajo cargos de posesión de un arma de fuego por un delincuente mayor y por participar en una pandilla criminal. Adicionalmente, agentes federales arrestaron a dos personas más cuyas identidades no fueron develadas, pero cargos en su contra incluían el trafico de seres humanos. Tres armas de fuego fueron confiscadas durante el operativo.

      En total 16 mujeres fueron rescatadas, muchas de ellas menores de edad que fueron traídas a este motel para vender sus cuerpos. En sus rostros, la marca de su dueño tatuada arriba de su parpado derecho, una corona con la letra “D” que identificaba a su dueño como Darnell Edwards.

     El hijo de una de las mujeres fue secuestrado por su “dueño” y utilizado en su contra para que continuara prostituyéndose. Niñas fueron drogadas con Ectasi para mantenerlas “moviéndose” y ordenadas a no tomar descansos hasta que ganaran una cierta cantidad de dinero por la noche.

     Uno de los dueños, al ver que su prostituta no ganó lo suficiente, la violó violentamente. Ella solamente tenía 17 años.

DUEÑO Y GERENTE GENERAL SE ENFRENTAN A CARGOS FEDERALES DE TRATA

     

    El viernes pasado, autoridades arrestaron a Jatinbhai Bhakta, 29, dueño del Desert Star Motel por utilizar su establecimiento como recinto para la prostitución y el trafico de seres humanos y especialmente de menores. Al mismo tiempo, autoridades arrestaron a Roy Gene Drees, 45, que estaba empleado como el gerente general y mantenimiento.  Drees fue encontrado ser un predador sexual registrado.

     Durante la entrevista con autoridades, ambos indicaron y verificaron que prostitución ocurría en el motel regularmente.

     Durante su aparición en la corte el lunes por la mañana, ambos fueron informados por una corte federal, que se enfrentan a un máximo de cinco años en una penitenciaria federal y una multa de un cuarto de millón de dólares cada uno.

     Según informes, Bhakta cobraba a los “dueños” por el uso de sus cuartos para la prostitución. No había duda alguna de que claramente se trataba de una operación ilícita, especialmente cuando uno manejaba cerca del motel.

     Bhakta, que compró el motel en el 2015, les decía a las prostitutas cuales eran las reglas. Si se peleaban, él las sacaba del hotel por tres meses. Si sus clientes o “dueños” las golpeaban, él no hacía nada ya que para él era “parte del juego”.

      Por años las autoridades habían estado construyendo un caso, arrestando a “dueños” y a prostitutas en el motel. Ejecutando ordenes de rastreo en celulares y cuentas de las redes sociales, que previeron muchos detalles importantes, muchos de los detectives en cubierto, posando como “Johns” o clientes, fueron ofrecidos actos sexuales en cambio de dinero.

    Un dueño escribió en su cuenta de Facebook que el Desert Star Motel era un “Blade”, un termino utilizado en la prostitución y en la trata para describir un área donde la prostitución es activa.

     Por medio de la investigación, se mostro que Bhakta en su registro telefónico mostraba 249 números telefónicos asociados con 29.977 anuncios publicados para el sexo comercial, además mostraba los números de contacto para que clientes potenciales los utilicen para programar una “cita”. Estos números eran para anuncios publicitarios mostrando a prostitutas disponibles en varias áreas, incluyendo a la ciudad de Bakersfield.

   

LA INVESTIGACIÓN

 

    En el 2019, investigadores instalaron cámaras de seguridad en las afueras del negocio y al su alrededor para vigilar la actividad ilícita en el motel. Las cámaras mostraron a mujeres bajándose de carros enfrente del motel y a los hombres que las dejaban ahí, muchas veces regresando después para traerles comida, según comunicaba el manuscrito de la investigación.

   Estas mujeres ocupaban la mayoría de las 24 recamaras del motel y por varios días.

   El documento, también decía que, si un vehículo se detenía enfrente de una mujer determinada, la mujer se acercaba al vehículo y hablaba con el chofer por medio de la ventana. Era muy común verlas apuntando a los cuartos. El chofer estacionaba su carro y subsecuentemente entraba a la habitación. Diez a quince minutos después, el hombre salía de cuarto y se iba en su carro.

    Este ritual se repetía de tres a cuatro veces por hora, por cada una de ellas. No existía el esfuerzo más mínimo para esconder lo que estaba sucediendo.

    “Durante los tiempos de mayor negocio, el estacionamiento estaba ocupado con prostitutas vestidas provocativamente, “dueños” y clientes, que se movían libremente por el estacionamiento y los cuartos”, dijo el documento de la investigación.

    Entre los casos generados por esta investigación, esta uno que empezó en marzo del 2019, cuando autoridades respondieron a un reporte de trafico de humanos y secuestro. Una mujer dijo a oficiales que su “dueño”, identificado como Rayshoun Miller, la forzó a la prostitución al secuestrar al hijo de solamente 3 meses de edad y utilizarlo como palanca en su contra.

     El niño fue rescatado de la residencia de la hermana de Miller en Fresno, según documentos oficiales. Miller y otra prostituta fueron arrestados bajo cargos de secuestro y de trata. Ellos siguen detenidos y están pasando por el proceso judicial.

     En mayo del 2019, autoridades empezaron el caso sobre el trafico de dos menores de edad, una de 15 y la otra de 16 años, que estaban en el motel. La joven de 15 años trató de prostituirse con un oficial en cubierto.

     En su tez, lucía un tatuaje de una corona con la letra D encima de su ojo derecho. El cual indicaba a su dueño como Darnell Edwards.

      Edwards les había ofrecido a las jóvenes ganar $500 al mes, según testimonia de la menor. No podían dormir o descansar hasta que llegaran a completar la cantidad que Edwards quería que ganaran por día. Todo el dinero fue a Edwards, quien pagaba por la habitación, comida, ropa y marihuana. Al ser arrestado, Edward fue procesado bajo cargos de trafico de menores para el comercio sexual.

        Y solamente el mes pasado, autoridades arrestaron a Javonna Lewis, 22, que fue identificada como una “dueña”, y que fue arrestada bajo cargos de tortura, secuestro, y el trafico de humanos por haber asaltado violentamente a una mujer que era propiedad de ella en el Desert Star Motel, de acuerdo con los documentos presentados.

       Cuando otra mujer le pidió a Bhakta por ayuda a llevar a la mujer lesionada al hospital, él reusó. Bhatka le dijo que no quería ensuciar su carro con sangre.

        Muchas de las mujeres trabajando en las calles son muy jóvenes para poder conducir un carro. Siendo su edad aproximada entre 11 y 13 años de edad cuando entran al mundo de la trata.

      Si usted sabe de alguna persona que esta siendo forzada a tener sexo o es víctima de la trata, llame al 1(888)-373-7888 o mande un texto con la palabra “HELP” al 2337333 (BEFREE). Este servicio es gratuito las 24 horas del día, es confidencial y sin costo de llamadas.

     Pata obtener mayor información visite www.humantraffickinghotline.org