Las dos estaciones de recuperación ubicadas en el condado de Kern celebraron su primer aniversario este pasado miércoles, 23 de junio. Las estaciones están localizadas en las ciudades de Bakersfield y Delano.

     Estas estaciones han dado un servicio vital a estas comunidades desde su apertura en junio del 2020 y proveen un espacio seguro para las personas que desean recuperarse después de estar intoxicadas por drogas o alcohol al mismo tiempo que reciben ayuda para ser referidos a programas de salud mental y/o servicios de abuso de sustancias o alcohol.

     Modeladas de otras estaciones de recuperación a través de la nación, el modelo de recuperación de KERNBHRS mezcla los elementos de una estación aleccionadora con el uso de personal de pares con el objetivo de ayudar al cliente en su viaje a la recuperación. Ambas instalaciones son parte del Servicio de Recuperación y Salud Conductual de Kern (KernBHRS siglas en inglés) junto con Telecare que ha sido contratado para administrar y proveer estos servicios.

     Por medio de un comunicado Ana Olvera, administradora de la División de Trastorno por uso de Sustancias de KernBHRS dijo que las estaciones de recuperación han llenado un vacó dentro de los servicios de intervención de crisis, ya que muchas personas intoxicadas que han cruzado sus puertas han podido encontrar el apoyo, participación y aliento para dar los siguientes pasos en la recuperación tanto de enfermedades mentales como en la adicción.

     “Por lo normal, clientes están en nuestro sistema por un termino de 12 horas” indicó Rochelle Ramírez, directora del Centro de Recuperación de Bakersfield. “No somos una instalación donde la gente se pueda quedar para siempre. La mayoría de los clientes, ya están listos para irse en un promedio de 12 a 13 horas, aunque se han visto casos en que se quedan hasta 23 horas”.

     Ramírez agregó que no todos los clientes están listos o dispuestos a proceder con el camino a la recuperación total, por eso, una vez que los efectos de las drogas o alcohol que han usado han bajado, ya se sienten mejor para poder salir de la facilidad, sin embargo, el personal sigue el protocolo de tratar de ayudarlos al empezar conversaciones sobre su recuperación y mejoramiento.

       “No todos los clientes no están listos para proceder con los servicios de recuperación” dijo Catherine Lee, directora regional de operaciones de Telecare. “Todo depende del lugar donde el paciente se encuentre en su recuperación, trabajamos con ellos y si están listos para admitirse en un programa de recuperación entonces los llevamos a un lugar más seguro, pero no todos están listos para proceder”.

      “Una vez que el paciente es traído por las autoridades, o servicios mentales, el paciente tiene que pasar por la examinación del COVID-19, una vez ingresado, el paciente va al cuarto de admisiones y ahí es donde se empiezan las conversaciones sobre su recuperación”, comentó Katie Thomas, que es parte del personal del centro de recuperación. 

     Las instalaciones, ubicadas en el 312 de la calle Kentucky en el lado Oriente de la ciudad de Bakersfield, cuenta con diez camas, dos de ellas privadas, baños, regaderas, lavandería y gabinetes donde los clientes pueden guardar sus pertenencias.      Para poder ser admitido en el programa, el cliente tiene que ser residente del Condado de Kern que este intoxicado por drogas o alcohol, y son referidos al centro de recuperación por medio de agencias policiacas, equipos de salud mental (MET) y otras agencias. Muchas de estas personas han sido arrestadas por intoxicación pública y encarceladas, puestas en programas de crisis psiquiátrica o salas de emergencias en hospitales locales. Hasta ahora, el centro de recuperación de Bakersfield ha ayudado a unas 160 personas, que en vez de ser arrestadas, son presentadas con una opción y oportunidad de participación en pares, evaluación, breves intervenciones clínicas y la vinculación con servicios comunitarios

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *