La revolución de la paleta mexicana, un juego de sabores

        El sonido distinguido de las campanas del paletero resuena por las calles con el famoso llamado “¡Paletas! ¡Paletas!”, muchos de ellos los vemos a la salida de las escuelas o en los parques, o en los carros de paleteros que vemos lentamente avanzando por las calles de nuestro vecindario con su dulce melodía, ahí es donde vemos paletas de crema o agua de una multitud de sabores.  Los más tradicionales siendo tamarindo, Jamaica, coco, fresa, y vainilla.

     Pero no solamente se venden en la república mexicana, si no que en Estados Unidos ha crecido su popularidad a tal nivel que ahora se ven en casi todos lados, en Wal-Mart, Target, Walgreens, en tiendas de vecindario y por su puesto con los vendedores ambulantes mejor conocidos como paleteros.  Estas paletas nos muestran una fuente de colores y sabores que son sin igual, al mismo tiempo que forman una gran parte de la gastronomía hispana.

      Tal como los tacos, la salsa, y guacamole, las paletas están ganando un lugar muy especial en el paladar de los estadounidenses, ya que en los últimos años dejaron de ser un producto exclusivo de las tienditas y restaurantes mexicanos y se popularizaron al empezar a surgir en supermercados, gasolineras y otros negocios alrededor del país. Muchos empresarios paleteros, han indicado que las paletas mexicanas se están volviendo más populares en los Estados Unidos, según dijo Sergio Pantoja, uno de los dueños de la peletería La Huerta en Atlanta, Georgia en un comentario a la agencia noticiera EFE.

PALETAS V POPSICLES

     Del origen de la paleta se conoce mucho y al mismo tiempo no mucho. Muchos piensan que sus orígenes vienen del Medio Oriente, pero otros dicen que sus pininos fueron en Europa.

    En los Estados Unidos, tal como toda una historia digna del sueño americano, la forma en la cual las paletas surgieron fue gracias al descuido de un joven llamado Fran Epperson en el año 1905. Epperson era vendedor de jugos y bebidas, y por un descuido dejo uno de sus instrumentos dentro uno de sus vasos. Esa noche heló y a la mañana siguiente, el joven encontró el jugo congelado dentro del instrumento, naciendo la noción del famoso “popsicle”. Tras innovadoras creaciones tecnológicas y de gastronomía, comenzaron a surgir nuevas ideas y recetas para el desarrollo del sabor y calidad de la paleta.

     Sin embargo, una de las características que hacen que la paleta mexicana sea única es que son elaboradas con productos naturales y frescos, a diferencia de la famosa “popsicle” que cuenta con jarabes y azucares. Aparte, las paletas americanas tienen un proceso de airado o “overrun”, que es cuando se incluye aire a la mezcla haciéndola mas liviana, y mientras más aire tenga más barata es.

Sorteo de paletas hechas para Cold Heart Ice Cream en Bakersfield. Foto: Alfonso Sierra / El Popular

     En el refrán español “Gustos y colores, los que cada uno prefiera son los mejores” da a explicar que no existe paladar alguno o insatisfecho con la variedad de sabores que existen, tales como fresa, mangonada, limonada rosa, a lo mismo que sabores de chicharrón, víbora, frijoles o aguacate que son varios de los sabores más peculiares que se puedan encontrar; no obstante, los sabores tradicionales que incluyen naranja, piña, y arroz con leche.

    “La paleta más popular que vendemos es la Mangonada, es decir paleta de mango con chamoy y Tajín”, comentó Elizabeth Moreno, gerente de la heladería Cold Heart ubicada en el centro comercial de Albertsons en la avenida Mt Vernon con la Columbus. “Otra paleta que tenemos es el Pico de Gallo, que son frutas que se sazonan con Tajín, o la paleta de pepino con chile”.

    En realidad, para crear paletas no existen límites y por eso las combinaciones o gastronómicamente hablando, la fusión entre el sabor mexicano con e americano, son casi infinitas, tales con paletas con tequila, vino tinto con fresa, la mangonada, etc.

JUEGO DE SABORES

     La pasión del paletero mexicano es de encontrar esos sabores o nuevas combinaciones o “fusiones” que se consideran todo un arte artesanal e innovador, que se hace al jugar con los sabores.

     La señorita Moreno explicó a El Popular que la peletería fue fundada por el señor Paúl Plascencia, que cuando se mudó a Baltimore, vendió su peletería y abriendo otra en Baltimore. Según EFE, Plascencia, de ascendencia mexicana, era uno de esos paleteros apasionados, pues desde pequeño ha estado involucrado en el negocio que montaron sus abuelos en los años 30 en la ciudad de Tocumbo, Michoacán, la supuesta cuna de la paleta mexicana y donde existe un monumento a este helado postre y en donde se lleva a cabo una feria dedicada a este postre. Otros dicen que la cuna de la paleta mexicana fue en Mexticacan, Jalisco a eso de los años 40 donde dos socios encontraron una fabrica de paletas alemana que estaba abandonada y la compraron.

     Las paletas más comercializadas son las de la peletería “La Michoacana” que pertenece a la familia de Plascencia, y que se ha convertido en todo un imperio internacional, ya que vende sus paletas en México y en Estados Unidos, contando con más de mil paleterias y una fábrica en la ciudad de Modesto en el norte de California.

    “Nosotros tenemos una socia en Visalia, California que hace nuestras paletas” comentó Elizabeth Moreno a El Popular. “Ella compró varias recetas hace muchos años y así empezó a vender, ahora se va a Tocumbo cada año donde toma cursos de peletería.

    “El desarrollo de sabores y la fabricación de paletas son mi pasión” comentó la señora Ana Rosales, propietaria de “Sabores de Tocumbo” una heladería y peletería en Visalia, California. “Es más, vamos a sacar la “paleta del valle” ya pronto. Es una paleta de crema hecha de nueces que se cultivan en el valle central y es dedicada a los residentes del Valle Central, pero también tenemos paletas de vino tinto con fresas, que son dos de las paletas “gourmet” que tenemos”.

     El Popular tuvo el gusto de hablar con la señora Norma Díaz, dueña de la legendaria peletería “La Rosa” quien nos dijo que la paleta de lima limón es la paleta más popular en Bakersfield y sus alrededores. Aparte de sabores menos tradicionales tales como la paleta de aguacate envuelta en chocolate, para el día de las madres del 2020, La Rosa creo una paleta de cereza con vainilla, y una de las más producidas es la de cerveza de raíz

                                                        PALETAS PARA TODOS         

       Tras el crecimiento mundial de la industria paletera y las tendencias de la heladería, el concepto de las paletas se ha vuelto algo único para cada localidad, municipalidad y hasta cada país.

     “En estos momentos estamos haciendo un proyecto con la compañía de agua potable Cal Water” indico Díaz a El Popular. “La paleta será de un sabor de sandía con pepino, y las ganancias se darán a caridades”.

       Y en los últimos años, la peletería, ha tomado a tomado un giro a lo auténtico, artesanal e innovador, haciendo que el consumo de estas paletas incremente y al mismo tiempo ha hecho del consumidor un conocedor de sus alrededores  y ha creado en el mundo la “gourmetización” de la paleta, no solamente donde se esperan los sabores tradicionales, si no también algo diferente al paladar, que lo conquiste, y que la gente empiece a regresar por estos sabores de paletas para todos.

    Forbes, una compañía de comunicaciones y que representa el estilo de vida en Estados Unidos y el mundo, anuncio que la peletería es una de las diez tendencias gastronómicas más importantes, no solamente porque ha crecido su popularidad en Latinoamérica y a través del mundo. Sino que también el uso de frutas locales de cada área y el uso de ingredientes típicos hacen que las paletas tengan sabores únicos y auténticos.

       “La Rosa” que ha servido a la comunidad del condado de Kern desde 1980, se ha dedicado a la calidad y autenticidad de sus productos, al mismo tiempo ayuda a la comunidad en sus recaudaciones de fondos.

      “Organizaciones y eventos privados pueden rentar nuestros carritos” comentó la Sra. Díaz a El Popular.  “El costo de renta de nuestros carritos es de $50 más el costo de las paletas. Que durarán congeladas todo el día”.

       “He hecho llorar a muchas personas que no han podido regresar a México” indicó Ana Rosales a El Popular. “El sabor que damos a la clientela es recordatorio de su niñez en México”.

      Este nuevo auge y la necesidad de diversificación, ha llevado también a la implementación de paletas en bebidas alcohólicas o paletas gourmet hechas con alcohol.  Tal es el caso de una compañía tequilera encontrada en México la cual ofrece paletas gourmet artesanales de tequila mezcladas con los clásicos sabores como la crema, coco con horchata o mandarina con chile.  Con un movimiento de 2500 piezas al mes, la compañía tiene planes de globalizar el producto, dando a conocer sus sabores típicos al resto del mundo.

      La paleta ha estado evolucionando a grandes proporciones, desde sus principios y se ha convertido en la insignia de México en el mundo de la heladería. Para hacer de la paleta algo novedoso y exitoso, varios factores tienen que estar presentes, entre ellos la creación de sabores y texturas es clave, aparte del toque especial que las haga resaltar, es decir, utilizar moldes de diferentes diseños que resalten los colores y atraigan a la clientela.

     Si desea tener paletas en su fiesta o evento, puede comunicarse con la Sra. Norma Díaz, “La Rosa”, al 661-619-9359

     En Visalia pueden comunicarse con la Sra. Ana Rosales de “Sabor a Tocumbo” al 559-735-9096.

Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *