En un momento en el que dieciocho estados han decretado 30 leyes que dificultarán aún más el voto de los americanos, la declaración de derechos de los votantes de California amplía el acceso al voto para aumentar la participación de los votantes.

Mientras las boletas electorales para la destitución del Gobernador Newsom llegan a los buzones a través del estado, Rob Bonta, fiscal general de California, y la Dra. Shirley Weber, secretaria del estado, en una sesión informativa el 16 de agosto recordaron a todos los californianos que salieran a votar.

 “Queremos asegurarnos de que vote cada californiano porque esta es una decisión importante como todas las decisiones que tomamos en unas elecciones”, dijo Weber. Comentó la ironía de ser la hija de aparceros a quienes se les negaron sus derechos al voto y que hoy en día está encargada de asegurar elecciones libres, justas y accesibles en toda California.

Bonta instó a todos los californianos a que revisaran las protecciones al voto que el estado tiene en vigor, “para saber sus derechos y hacer un plan hoy para votar”.

La declaración de derechos de los votantes de California, una adaptación de la Ley del derecho al voto de California de 2001, fue modificada en los últimos seis años para usar un lenguaje más sencillo para garantizar que los votantes la encontraran fácil de leer y comprender.

Estos derechos están en la página web de la Secretaria de Estado y también se pueden encontrar en la Guía de Información para el Votante enviada a cada hogar, y asimismo se publicarán en los lugares de votación la jornada electoral, en este caso el 14 de septiembre, 2021.

Hay diez derechos otorgados a cada votante o posible votante en California.

El derecho al voto si usted es un votante inscrito. Si usted es ciudadano/a de EUA, mayor de 18 años de edad, residente de California, e inscrito/a para votar, tiene el derecho de votar. Las excepciones son los que están condenados por haber cometido un delito mayor y están actualmente en prisión estatal o federal, o que hayan sido declarados mentalmente incompetentes para votar por una corte judicial.

El derecho a votar si está inscrito como votante, incluso si su nombre no está en la lista. La lista aquí se refiere a la lista de votantes inscritos, e incluso si su nombre no aparece en la lista, se le permitirá votar usando una boleta electoral provisional y su voto se contará si se establece que usted es calificado/a para votar.

El derecho a votar si aún se encuentra en la cola a la hora en que cierran los centros de votación. Si usted llegó a la fila antes de que cerraran las casillas, entonces tiene derecho a emitir su boleta electoral. Solo no se salga de la fila.

El derecho a emitir un voto en secreto. No es asunto de nadie a quién vote. Y tiene el derecho de guardar la privacidad de su boleta electoral sin que nadie le acose o intimide intentando influir en su voto. Incluso si es un/a trabajador/a de las casillas, no deje que nadie interfiera en su manera de votar o que nadie le persuada de que necesitan observarle mientras vote.

El derecho a obtener una nueva boleta electoral si se equivocara. Si se ha equivocado y todavía no ha emitido su boleta electoral, pídale a un funcionario electoral de su centro de votación una nueva boleta, cambie su boleta de votación por correo por una nueva en una oficina electoral o en su lugar de votación, o use una boleta provisional.

El derecho a recibir ayuda para emitir su boleta electoral. Sí, tiene el derecho a pedir ayuda, excepto a su empleador o representante sindical, pero no está obligado/a a aceptar ningún consejo que se le dé.

El derecho a dejar su boleta de votación por correo completada en cualquier lugar de votación. Esto puede ser en cualquier lugar de votación en todo el estado.

El derecho a recibir materiales electorales en un idioma que no sea inglés. Hay requisitos estatales de acceso lingüístico para cada condado. Si hay una cantidad suficiente de gente en su distrito electoral que hable ese idioma, usted tiene el derecho a pedir una boleta electoral en ese idioma. Estas opciones de acceso lingüístico varían de condado a condado. Español, chino, vietnamita, filipino, coreano, punyabi, hmong, siriaco, armenio, persa, y árabe son algunos de los idiomas cubiertos en condados señalados.

El derecho a hacerles preguntas a los funcionarios electorales sobre los procedimientos de votación. Si usted no está seguro/a de cómo proceder para emitir su boleta electoral, busque la ayuda de un oficial electoral presente en su lugar de votación. Si esa persona no puede contestar su pregunta, tendrá que dirigirle a la persona correcta que le pueda contestar su pregunta. Sea considerado/a con los otros votantes cuando busque ayuda.

El derecho a denunciar toda actividad electoral ilegal o fraudulenta. Si usted observa un comportamiento que impide que usted u otra persona emitan una boleta electoral, denúncielo a un oficial electoral o a la oficina de la Secretaria del Estado.

Las protecciones de votación de California abarcan más que muchos otros estados. Por ejemplo, Nevada, Oregón, Nueva York y Florida no incluyen la boleta electoral para votar por correo o las opciones de acceso lingüístico en su declaración de derechos. Además, Nuevo México no incluye una boleta electoral de reemplazo si se ha cometido un error.

Bonta y Weber reiteraron que sus oficinas se comprometen a garantizar que las elecciones de destitución gubernamental sean seguras, con protecciones contra COVID-19 en vigor, y que sean accesibles a todos los votantes.

“Para garantizar que el resultado de las próximas elecciones de destitución reflejen la voluntad del pueblo, los californianos tienen mi compromiso y el del fiscal general para proteger el derecho de cada votante calificado – sin importar de qué partido – a emitir su boleta electoral”, dijo Weber.

“La primera línea de defensa es usted”, dijo Bonta, y una gran parte de eso es conocer sus derechos en cuanto a la votación.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *