Es la campaña para atraer a 6 millones de latinos a vacunarse

A Giovanna Traconis, una estudiante latina de 21 años que vive en el barrio de Sylmar al norte del condado de Los Ángeles, le tomó su tiempo animarse a vacunarse contra covid-19 por los mitos y creencias que circulan en torno a la vacuna.

“Lo que me hacía dudar es todo lo que escuchaba de amigos y de la gente que dicen que covid no me podía afectar porque soy joven y saludable”.

También escuchaba decir que sin importar la vacuna, se iba a enfermar después de recibirla. “¿Realmente quieres enfermarte? Me decían. Yo no quería enfermarme, claro”.

Al final, pese a todo lo que escuchó, decidió vacunarse en junio, no solo por ella sino por su familia.

“Tengo un hermano de 16 años que tiene su salud comprometida porque sufre de diabetes tipo 1, y él no puede vacunarse”.

Así que pensó que si se vacunaba, se sentiría más cómoda de ir a visitarlo.

Y aplicarse la vacuna fue completamente fácil, no tuvo dolor alguno.

Lo que más la animó a vacunarse es saber que hay gente de su edad y mayores en el hospital atada a un ventilador, muriendo de covid.

“Los síntomas menores que te puede provocar la vacuna no son nada comparado con la amenaza de morir”.

Ya vacunada, Giovanna confiesa que se siente con más confianza en todo lo que hace.

“Durante casi un año, no pude ver a mi abuela. Solo por FaceTime y le cantamos el Feliz Cumpleaños afuera de la casa”. 

Este verano, después de estar completamente vacunada, se reencontró con su abuela Guadalupe.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *