“Tomen nuestros trabajos” es el reto que lanzó United Farm Workers y la Fundación UFW a los 100 senadores, para presionarlos sobre la reforma migratoria que otorgue la ciudadanía a millones de indocumentados.

La invitación es a nivel nacional, porque hay trabajadores agrícolas, incluidos de Carolina del Norte, Utah y Nueva York, algunos de los cuales extendieron personalmente invitaciones a sus senadores en las redes sociales.

La campaña “Take Our Jobs” arrancó en 2010 y llegó a más de cuatro millones de estadounidenses que visitaron el sitio web especial del sindicato durante una recesión con un alto nivel de desempleo, reportan las organizaciones.

“La UFW ofreció vincular a los desempleados con trabajos en la agricultura cerca de sus hogares…  Sin embargo, solo 11 personas respondieron a la oferta de trabajar en los campos de la UFW”, señaló. Eso como una muestra de que los empleos en el campo son poco deseados y en ellos laboran principalmente inmigrantes.

Se estima que un 49% por son indocumentados y muchos otros tienen visas H-2A, según datos de los departamentos del Trabajo y de Seguridad Nacional.

“Los senadores deberían pasar al menos un día trabajando con los trabajadores agrícolas profesionales, para testificar el esfuerzo que se necesita para alimentar a Estados Unidos”, dijeron activistas.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *