La gimnasta estadounidense Simone Biles culpó a la federación de gimnasia de EE.UU. (USA Gymnastics) y a un «sistema entero» de haber «permitido» que Larry Nassar, el médico del equipo nacional durante 20 años, abusara sexualmente de ella y de cientos de deportistas.

La campeona olímpica también acusó al FBI de haber «dado la espalda» a las gimnastas al haber respondido de manera inadecuada y lenta a las primeras acusaciones de abuso sexual contra Nassar, lo que permitió al exmédico seguir perpetuando sus abusos.

Biles dijo que «un sistema entero permitió y perpetró» esos abusos contra ella y cientos de jóvenes, que por su edad ni siquiera sabían que Nassar estaba abusando de ellas. «No quiero que ningún otro joven deportista olímpico o ningún otro individuo sufra el horror que yo y que otros cientos han soportado y continúan soportando hasta hoy», manifestó Biles con la voz resquebrajada de la emoción hasta el punto que rompió a llorar ante decenas de legisladores que la observaban en silencio.

Al inicio de su testimonio, Biles dijo que no podía imaginar un lugar que pudiera hacerla sentir más «incómoda» que precisamente la sala del comité del Senado donde se encuentra. Junto a ella, están sentadas otras tres gimnastas olímpicas que sufrieron los abusos de Nassar: McKayla Maroney, Maggie Nichols y Aly Raisman.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *