Los Ángeles, 21 sep (EFEUSA).- El plan del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, de deportar a los millones de inmigrantes indocumentados supondría al Gobierno federal unas pérdidas de unos 860.000 millones de dólares en la siguiente década, según un estudio presentado hoy.



“Las contribuciones económicas de los trabajadores no autorizados son grandes y distribuidas en toda la economía. Si se produjera una deportación, la economía de EE.UU. enfrentaría una reducción significativa de su Producto Interno Bruto (PIB) y de recaudación de impuestos”, afirma el informe, del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés).



El reporte indica que estas pérdidas, que afectarían también a los estados y los sectores de la economía, supondría con probabilidad un “incremento en los déficit presupuestarios y en la deuda”.



El estudio calcula que de los 11,3 millones de indocumentados que viven en el país, 7 millones “trabajan sin autorización”, y, en caso de ser deportados, se reduciría el número total de trabajadores en EE.UU. en cerca del 5 %.



Una de las propuestas más controvertidas de Trump es utilizar “una fuerza de deportación” que expulse del país a los indocumentados.



Las industrias que más se verían afectadas en caso de que se pusiera en marcha este plan serían la agricultura, la construcción y los servicios de descanso y hotelería, que enfrentarían reducciones de su fuerza laboral de entre el 10 % y el 18 %, de acuerdo con el informe.



No obstante, el análisis destaca que “está más allá del alcance de este informe estimar la respuesta del empleo nativo”, por lo que no considera el reemplazo de los trabajadores indocumentados con trabajadores que son ciudadanos o residen legalmente en EE.UU.



De acuerdo con impacto en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, la industria manufacturera sería la más afectada con una pérdida de 73.800 millones de dólares.



Igualmente se verían afectadas especialmente las actividades financieras, con una pérdida de 54.300 millones de dólares y el comercio minorista, con una disminución de 64.900 millones de dólares.

Proporcionalmente, los estados con la mayor cantidad de inmigrantes indocumentados sufrirían pérdidas mayores en su PIB.



Así, California sufriría una pérdida en su PIB equivalente a 103.300 millones de dólares anuales, la pérdida en PIB de Texas sería de 60.100 millones de dólares y en Nueva York de 40.200 millones de dólares anuales.



En un análisis anterior, CAP calculó que el costo directo para el gobierno de deportar los más de 11 millones de indocumentados era de 114.000 millones de dólares.



Un informe presentado esta semana por el Centro de investigación Pew encontró que aunque la población de inmigrantes indocumentados mexicanos disminuyó en más de 1 millón entre 2007 y 2014, el número total de indocumentados se ha mantenido estable desde 2009, con el aumento de inmigrantes de Centroamérica, Asia y África.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *