BAKERSFIELD, California – El Departamento de Agricultura de Kern y

las Normas de Medición multaron a dos compañías después de un incidente

que sucedió en el mes de mayo, exponiendo a trabajadores a pesticidas

que causaron varias enfermedades.

El condado multó a las dos compañías – Sun Pacific Farming y GrapeMan Farms – un total de $ 50,250 después del incidente del 5 de mayo en el que cinco personas requirieron atención médica en un campo en Maricopa al sur de Copus Road y al oeste de la carretera interestatal 5.

En ese incidente, los trabajadores de campo cosechaban repollo cuando

se quejaban de un olor. Los bomberos del condado de Kern fueron

enviados y vieron que 37 trabajadores experimentaban síntomas.

Una investigación encontró que Sun Pacific Farming Maricopa y Grape Man Farms habían usado pesticidas que se alejaban de donde fueron aplicados, violando las leyes estatales. Al mismo tiempo, el comisionado de Agricultura del Condado de Kern confirmó el pasado martes, 8 de agosto que uno de los pesticidas involucrados en un incidente de pesticidas a la deriva que afectó casi a 50 trabajadores agrícolas el pasado mes de mayo, fue identificado como clorpirifos, un pesticida que puede causar inhibición de la colinesterasa en seres humanos si es consumido en grandes cantidades, es decir, puede sobre estimular el sistema nervioso causando nausea, mareos, confusión y en exposiciones mayores puede causar la parálisis respiratoria y la muerte.

Según la EPA la sobre exposición de este pesticida es de gran preocupación

para esta agencia, ya que las etiquetas indican que los trabajadores manejando este producto deben de utilizar equipo de protección adicional

(guantes, batas y respiradores) además de restringir el acceso a la zona tratada entre 24 horas y 5 días.

La EPA supuestamente iba a rechazar el uso de este pesticida en marzo,

pero no lo hizo. Durante el incidente del pasado 5 de mayo en Maricopa. 37 de 48 trabajadores se empezaron a sentir enfermos una hora después de comenzar a trabajar. Varios se desmayaron y otros vomitaban, de menos cinco de ellos necesitaron ayuda médica de emergencia.

Los pesticidas utilizados durante este incidente se derivaron una media

milla del lugar de donde se utilizaron, una clara violación de las leyes californianas.

En particular, la preocupación se encuentra en el uso de clorpirifos. Un

estudio independiente hechos por la Universidad de California, Berkeley y

por la Universidad de California, Davis han puesto a este pesticida con la

causa de autismo, bajo nivel intelectual, ADHD y otras enfermedades

neurológicas.

La EPA estaba lista para prohibir el uso de este producto químico en

marzo del 2017, poco después de que químicos de esta agencia descubrieron

que en grandes porciones este producto no era saludable. Ignorando este

descubrimiento, el administrador de la EPA, Scott Pruitt, se negó a prohibir

el producto al último momento. Desde entonces, el gobierno californiano

está considerando en prohibir su uso a través del estado basados en el análisis hecho por los químicos de la EPA.

“La EPA podría haber protegido a estos trabajadores agrícolas si hubieran

seguido la ciencia”, dijo Valerie Gorospe, una organizadora comunitaria

del Centro de Raza, Pobreza y Medio Ambiente. “Los trabajadores

agrícolas y sus familias se enfrentan a consecuencias potencialmente duraderas de la incapacidad de la agencia para enfrentarse a Dow”.

“Estos trabajadores agrícolas nunca deberían haber estado en la situación

para se dañados por la deriva de este pesticida dañino para el cerebro”, dijo

el vicepresidente de la UFW, Erik Nicholson. “Cualquier exposición a un pesticida es una situación potencialmente peligrosa. La revocación de la EPA de su decisión de prohibir el clorpirifos ha hecho esta situación aún más peligrosa para estos trabajadores agrícolas que trabajan tan duro para

sus seres queridos en casa. Es otro ejemplo de por qué los trabajadores

agrícolas necesitan leyes con una aplicación real para protegerlos, y por qué

todos necesitamos asegurar que los alimentos que comemos sean seguros”,

agregó Nicholson.

Los trabajadores del lugar recibieron capacitación inadecuada sobre qué hacer en caso de deriva de pesticidas, y muchos dejaron la escena antes de que llegaran los paramédicos. Las multas impuestas a las dos compañías involucradas en el incidente van directamente a la oficina del comisionado

de agricultura y no ayudarán a los trabajadores afectados, muchos de los

cuales perdieron sus salarios y pueden haber incurrido en gastos médicos

como resultado del incidente. Según una declaración del Comisionado de Agricultura del Condado de Kern, la multa por causar exposición a clorpirifos

fue de sólo $ 3,000 por trabajador afectado – a pesar del daño potencialmente

grave y permanente que el producto químico puede causar.

El clorpirifos no era el único pesticida usado ese día. Según el Comisionado

de Agricultura del Condado de Kern, azufre también se encontró en la ropa de los trabajadores en el sitio.

Aunque los pesticidas se regulan individualmente, un creciente número de

investigaciones indica que los trabajadores están a menudo expuestos a

los pesticidas en combinación, lo que puede interactuar en formas que actualmente son poco comprendidas.

Los defensores también señalan que la distancia de la deriva – una media

milla – indica que las protecciones de corriente son insuficientes. A pesar de

su alta toxicidad, las regulaciones estatales requieren solamente una zona

de amortiguación de 100 pies para el clorpirifos.

Las nuevas reglas propuestas por el Departamento de Regulación de Pesticidas de California para la protección de la exposición de pesticidas a los niños incluyen una zona de amortiguación de un cuarto de milla de 6am a 6pm en días escolares, alrededor de escuelas y guarderías para los métodos

de aplicación más propensos a la deriva. Habría sido insuficiente en este

caso.

“Este incidente nos recuerda lo que la ciencia muestra con claridad: los plaguicidas pueden desviarse hasta una media milla o más. La propuesta

zona de amortiguamiento escolar a tiempo parcial de un cuarto de milla

es simplemente inadecuada para proteger a los niños de plaguicidas como

los clorpirifos, que causan daños a la salud durante toda la vida “, dijo Paul

Towers, director de Pesticide Action

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *