BAKERSFIELD, CA – Cada año, en California se dan más suspensiones que diplomas.  Algunas de las escuelas suspenden a más de dos alumnos de cada cuatro, contando con el 40 por ciento de las suspensiones en todo el estado provienen del Valle Central.

      La mayoría de las suspensiones provienen de los estudiantes de color e hispanos, que vienen siendo suspendidos por disrupción y desafío, que son cuatro veces más que los estudiantes de raza blanca. Por eso, el 90 por ciento de los jóvenes encarcelados en las cárceles de menores fueron suspendidos o expulsados de sus escuelas antes de entrar a la cárcel.

     Estas estadísticas realmente traen a ver un grave problema. Nuestros hijos e hijas están siendo amonestados por las autoridades escolares solamente porque los maestros dicen que han hecho disrupciones en la clase o los han desafiado.

     “Cuando fui suspendido afectó mucho mi vida familiar, especialmente a mi mamá, porque se preguntaba si iba a trabajar o no porque yo estaba solo en la casa”, dijo Daniel Méndez, “Mi mamá tenía pavor de que me quedara solo porque sabía que me juntaba con personas malas y hacia muchas cosas que a ella no le gustaba”.

        Daniel junto con sus otros compañeros, Anthony Robles, y muchos más son parte de un movimiento estudiantil en apoyo de la ley SB 607 que eliminará las suspensiones bajo disrupción y desafío en los grados de Kinder hasta la preparatoria (K-12). Previo a esta ley, SB 420 fue pasada a ley en el 2013 y eliminó las suspensiones en los grados Kinder al 3º de primaria, dando una rebaja del 60 por ciento en suspensiones a través del estado.

       Esta propuesta de ley fue creada por la senadora Nancy Skinner (SD-9) y se llama “Mantengamos a los Niños en la Escuela”. Skinner al ver el alto número de suspensiones por disrupción y desafío, escribió esta propuesta con la meta de mantener a los jóvenes en la escuela donde pueden ser productivos y no pierden clases. Al ser suspendidos, estudiantes automáticamente reducen las oportunidades de aprendizaje y de asistencia a la escuela, reducen la conectividad entre ellos y la escuela, aumenta la posibilidad de que no regresen a la escuela o terminen sus estudios, incrementan los costos de otros recursos públicos, cambia el ambiente escolástico, aumenta la posibilidad de ser transferido a una escuela de continuación o cárcel de menores, baja la oportunidad de supervisión por medio de adultos y finalmente, puede que el alumno comita un crimen que lo lleve a prisión.

       La solución es fácil, SB 607 mejorara la vida académica de los jóvenes y fomentara a instituciones académicas a adoptar alternativas a las suspensiones por medio de la eliminación de las reglas de disrupción y desafío, al fomentar a los distritos escolares a que adopten otras alternativas a las prácticas tradicionales, y al poner una fecha de término de 10 años, expirando en el 1º de julio del 2028.

     Su apoyo es necesario para poder pasar esta propuesta a que se vuelva una ley en California. Al dar su voto durante las elecciones es apoyar a los estudiantes que necesitan de la ayuda que proporciona esta nueva ley. Si todavía no está registrado para votar, regístrese y deje que su voto hable por usted.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *