BAKERSFIELD, CA – Los oficiales del Departamento de Policía de Bakersfield cada vez están más cerca de utilizar cámaras de video como parte de su rutina diaria, dijo el jefe policiaco Lyle Martin, quien cree que al implementar el uso de estas cámaras mejorara la confianza entre los ciudadanos y la policía.

       Martin dijo que el único impedimento en estos momentos es el alto costo de las cámaras, pero es aparente que los vendedores han estado bajando sus precios; por eso, el Departamento de Policía ha creado un plan para poder traer estas cámaras a nuestra ciudad.

        Oficiales que utilicen estas cámaras son un tema que se ha comentado en años pasados. Más reciente fue el tema de Tatyana Hargrove, que por error de un oficial se le confundió por el sexo masculino.

       Hargrove reclamó que un oficial usó el exceso de fuerza, le asaltó y dejó que su perro policía le mordiera varias veces. Esto fue la causa que provocó que la NAACP le dijera a los miembros del ayuntamiento a que consideraran la importancia del uso de estas cámaras.

       Por eso, este pasado lunes, representantes del corporativo municipal presentaron ante los miembros del comité de Presupuesto y Finanzas, que incluye al concejal Andrae Gonzales.

        “El mejor beneficio aquí es que se une a la narrativa de crear un sistema más responsable. Esto es una cosa más que los residentes de la ciudad pueden ver que estamos moviéndonos hacia el futuro”, comentó Martin durante su presentación con los miembros de este comité.

        Uno de los beneficios de este programa es la posibilidad de reducir los incidentes de uso de fuerza y las quejas hechas por los ciudadanos. El estudio mostró que cuando la gente sabe que los están video grabando se portan mucho mejor y no tienen mucho que decir cuando se les presenta con la evidencia.

      Martin continuó diciendo que este programa no es la “píldora mágica” que va a arreglar todo. Este programa es una herramienta adicional que ayuda a la policía para salvo guardar al oficial y para obtener evidencia en sus investigaciones que se pueda utilizar en corte.

       El estudio propuso el uso de estas cámaras por un periodo de un año, en el cual, 14 elementos y dos sargentos utilizaran las cámaras empezando el 1º de julio. El costo total de la implementación de este estudio es de $18,000.

        Si pasa la prueba, y se implementa por completo, se obtendrán 300 cámaras que tendrán el valor entre $240 a $300 mil dólares con contratos entre 3 a 5 años.

        El Comité de Presupuesto y Finanzas aprobó la propuesta, pero BPD tiene que esperarse hasta el 11 de abril para obtener el siga de parte del ayuntamiento.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *