LA MESA, California, EE.UU. (AP) — Un hospital del sur de California ofreció sus disculpas a las mujeres que denunciaron que fueron filmadas en secreto durante cirugías ginecológicas.

Más de 80 mujeres presentaron una demanda contra el Hospital Sharp Grossmont en La Mesa, California, la semana pasada, alegando que fueron grabadas a través de cámaras activadas por movimiento instaladas en tres salas de operación como parte de un intento por capturar a un posible ladrón de fármacos, reportó la televisora KNSD-TV.

Como parte de esta demanda colectiva presentada por primera vez hace tres años, una mujer aseguró que fue grabada mientras daba a luz en la sección de cesáreas del área de emergencias.

“Nadie me preguntó si podían grabar uno de mis momentos más tiernos y trascendentes”, declaró Melissa Escalera a la televisora. “Yo nunca habría aceptado ser grabada en ese momento tan vulnerable”.

El hospital, ubicado cerca de san Diego, emitió una carta el jueves en que señaló que las cámaras fueron instaladas en 2012 y 2013 a fin de grabar sólo a individuos frente a los carritos de anestesia. Sin embargo, la carta añadió que los pacientes y personal médico en ocasiones eran visibles a las cámaras y grabados sin audio.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *