Los Ángeles, 17 may (EFE News).- Richard Montañez ha construido una historia de éxito latino en Estados Unidos al pasar de ser un conserje a un ejecutivo de marketing, pero uno de sus mayores logros que él se adjudica, inventar los Flamin’ Hot Cheetos, está siendo cuestionado por una investigación periodística.

Autor de dos libros basados ​​en sus experiencias de vida: “A Boy, a Burrito, and a Cookie”; y “Flamin ‘Hot: The Incredible True Story of One Man’s Rise from Janitor to Top Executive”, que saldrá a la venta en junio, Montañez ha asegurado por varias décadas que fue el inventor de uno de los productos líderes de la marca Frito-Lay.

Según el relato dado por el hispano, todo ocurrió cuando él trabajaba como conserje en la planta de Frito-Lay en la ciudad de Rancho Cucamonga, en California, en la década de los noventa, donde él pensó en un Cheeto cubierto con chile y presentó la idea a un director ejecutivo.

Esa imagen de éxito es la que llevó a que se produzca una película biográfica sobre el propio Montañez y que será dirigida por Eva Longoria

Pero una investigación del periódico Los Angeles Times cuestionó el papel de Montañez en el famoso invento y el rotativo se ha respaldado por declaraciones de Frito-Lay, una subsidiaria de Pepsi.

“Ninguno de nuestros registros muestra que Richard Montañez haya estado involucrado de ninguna manera en el mercado de pruebas Flamin’ Hot “, escribió Frito-Lay en un comunicado enviado al periódico angelino.

La compañía también dijo al periódico que realizó un investigación interna sobre el tema, y para ello había “entrevistado a varios miembros del personal que participaron en el mercado de pruebas del producto, y todos indican que Richard no participó de ninguna manera en el mercado de pruebas”.

No obstante, la compañía aclaró que valora mucho los aportes realizados por Montañez a la compañía, en especial sobre la comprensión de los consumidores hispanos.

Frito-Lay también subrayó que el hecho de que el latino no haya estado involucrado “no significa que no celebremos a Richard, pero los hechos no apoyan la leyenda urbana“.

Montañez nació en Ontario, en California, en el seno de una familia mexicoamericana que vivía en una familia donde la mayoría trabajaba cosechando uvas para ganarse la vida.

Él dejó esa ocupación para ponerse a trabajar, e ingresó muy joven en Frito-Lay como conserje, donde ascendió a puestos corporativos.

El latino cuestionó las declaraciones de Frito-Lay y el artículo de Los Angeles Times, y, en declaraciones a la revista Variety: “Todo lo que puedo decirte es lo que hice. Todo lo que tengo es mi historia, lo que hice en mi cocina”. EFE News

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *