El concejal de la ciudad de Delano, Brian Osorio, también participó en la marcha.

 Esta nota fue publicada originalmente en The Bakersfield Californian.

   Este era el tipo de noticias que la presidenta del Sindicato de Trabajadores Agrícolas Unidos, Teresa Romero, quería compartir con las miles de personas reunidas en Southside Park en Sacramento hace un par de semanas.

   “El gobernador ha anunciado que no puede firmar nuestro proyecto de ley”, anunció Romero con un tinte de decepción en su voz mientras los miles respondían con un coro de abucheos.

     Alrededor de 7,000 personas, compuestas por trabajadores agrícolas y variados grupos de partidarios, se reunieron en el parque para marchar la milla final hasta el Capitolio y entregar un mensaje al gobernador Gavin Newsom. Firme AB 2183, que cambiaría la ley laboral estatal y permitiría a los trabajadores agrícolas votar por correo si lo desean durante una elección sindical. Actualmente, los trabajadores agrícolas votan en un lugar de votación designado por la Junta de Relaciones Laborales Agrícolas y la UFW afirma que somete a los trabajadores a intimidación y represalias por parte de los empleadores.

Manifestantes piden al gobernador Gavin Newsom que firme la propuesta de ley 2183.

    Históricamente, los trabajadores agrícolas han tenido la baraja en su contra, siendo excluidos de las protecciones laborales federales, como la Ley Nacional de Relaciones Laborales de 1935. Hace dos años, NLRB cambió sus reglas y ahora permite el voto por correo en las elecciones sindicales.

     Así que el 3 de agosto, un grupo mucho más pequeño comenzó el viaje de 335 millas desde Delano, el lugar de nacimiento de la UFW en la década de 1960. Recuerdo que ya hacía mucho calor esa mañana y solo hacía mucho más calor durante la caminata de tres semanas hacia el norte a través del Valle Central y más allá. ¿Mencioné que hacía mucho calor? Y polvoriento. Sin embargo, sus espíritus y pies cansados de alguna manera marcharon hacia adelante con cánticos de “¡Sí se puede!” acompañados por varias guitarras y cantando en el camino. Durante la marcha fueron recibidos por personas que empatizaron con la causa de los trabajadores agrícolas, o “La Causa”, como se bautizó el movimiento por los derechos laborales de los trabajadores agrícolas hace décadas.

    Algunas personas les dieron agua a los manifestantes, otros ofrecieron comida, los estudiantes los animaron. Para el 25 de agosto, llegaron a Sacramento y los números habían crecido dramáticamente. La mañana del 26 la multitud de personas se había hinchado, y comenzó la marcha final de una milla hacia el Capitolio. He estado cubriendo las marchas de la UFW durante décadas y generalmente veo a muchos veteranos del movimiento todavía involucrados. Pero me llamó la atención la cantidad de caras jóvenes que también estaban allí, miles de ellas.

    “Mis padres eran trabajadores agrícolas y, aunque nunca he trabajado en los campos, siento que es en mi corazón venir y marchar para ayudar a apoyar a todos nuestros trabajadores agrícolas”, dijo Mina Reyes, de 20 años, de Watsonville.

     Otros jóvenes expresaron opiniones similares. Sus abuelos trabajaban en el campo o, en algunos casos, sus padres todavía lo hacen. Las generaciones más jóvenes se han beneficiado de las luchas por las que han pasado sus padres y muchos han seguido la educación superior, algo que sus padres nunca lograron. Era evidente que están orgullosos de sus raíces de trabajadores agrícolas y ahora tienen la oportunidad de devolver algo. A medida que la multitud masiva se acerca al Capitolio, veo a un hombre de treinta y tantos años con lo que parece ser su familia, niños a cuestas. Le pregunto por qué está aquí, y se atraganta.

    “Esto es importante para mí, ¿sabes? Me pongo sentimental porque mis padres eran trabajadores agrícolas y también marcharon en su día para luchar por mejores condiciones de trabajo”, dijo Jésus Álvarez de Modesto. ¿Por qué trajo a sus hijos que parecen estar cerca de su adolescencia? “Es importante que enseñe a mis hijas para que puedan aprender sobre las luchas por las que han pasado los trabajadores agrícolas”, dijo Álvarez.

      En marcado contraste con los rostros jóvenes, una mujer de 92 años está al frente de la marcha liderando a la multitud encerrada en brazos con otros. Ella impone respeto mientras decenas de fotógrafos con cámaras de video y fijas compiten entre sí para obtener la mejor toma. La figura venerada es Dolores Huerta, la cofundadora “jubilada” de United Farm Workers Union que no ha dejado de marchar por los derechos laborales desde que comenzó en la década de 1960. Puede parecer frágil, pero todavía habla fuerte y sus palabras son recibidas con entusiasmo por la multitud masiva que ha venido a presionar al gobernador para que firme su proyecto de ley.

     El gobernador tiene hasta el 30 de septiembre para tomar medidas sobre el proyecto de ley, que ahora está en su escritorio. Pero es incierto si Newsom dará su bendición. El año pasado, el gobernador vetó un proyecto de ley similar, emitiendo una declaración alegando que contenía “varias inconsistencias y cuestiones de procedimiento relacionadas con la recolección y revisión de las tarjetas de votación”.

     A medida que se corrió la voz de que Newsom no firmaría el proyecto de ley en su forma actual, localicé a Paul Chávez, hijo de César Chávez, y le pregunté sobre esta posible derrota.

     “Mi papá, durante sus 31 años que dirigió el sindicato, sufrió más derrotas que victorias”, dijo Chávez en tono filosófico. “Sin embargo, cada vez que lo derribaban, se levantaba, se desempolvaba y regresaba a La Causa. Y así el mensaje es claro: solo pierdes cuando te rindes, cuando renuncias. Y ninguno de nosotros está renunciando”.El columnista colaborador José Gaspar es presentador de noticias / reportero de Telemundo Bakersfield y KGET. Envíale un correo electrónico a elcompa29@gmail.com. Las opiniones expresadas aquí son suyas.