En una junta emocional que se llevó a cabo el martes pasado, el Concilio de la Ciudad de Arvin votó en contra de convertirse en una ciudad santuario. Con un voto de 2 – 2, los concejales Gurrola y Martínez votaron en su favor, mientras que los concejales Madrigal y Robles votaron en su contra. El concejal, Jess Ortiz, se recusó de la junta, diciendo que para él esto era un conflicto de intereses.

     Docenas de oradores hacían llamados ante el Concilio de la Ciudad de Arvin y les urgían a que protegieran a sus familias al declarar a Arvin como una ciudad santuario.

     “Yo sé cómo se siente cuando uno llega a casa y no encontrar a mi papá porque ha sido deportado”, dijo uno de los oradores, agregando que cada día que pasa vive con el miedo de que llegue a casa de la escuela y encontrar una casa vacía, porque todo lo que tiene es su madre.

     La semana pasada, varios estudiantes de la preparatoria de Arvin, recordaron a los miembros del gobierno de Arvin, ya que más de 900 de ellos participaron en “El Día sin Inmigrantes” (#Daywithoutimmigrants) al no ir a la escuela, y que debieron de haber recibido este mensaje tan fuerte como la comunidad está sobre este tema.

     “El Alcalde Gurrola, primero señaló que esta medida no iba a pasar, mi corazón se hundió, sentí como si me hubieran traicionado. No puedo creer que el concilio no empatizaba, no solamente con los cientos de inmigrantes que llenaron la cámara del concilio esa noche, pero también los residentes de Arvin que no salen de sus casas por el miedo a ser deportados”, dijo Yesenia Aguilar, una reportera juvenil con el South Kern Sol.

     “En la escuela, yo veo a estudiantes que nunca han estado activos en actividades cívicas, que ahora salen a defender a sus padres, y miembros de su familia porque tienen miedo que su familia pueda ser separada”, dijo Aguilar, quien también dio su convocatoria ante el concilio de la ciudad esa noche. “Tengo la esperanza de que, en un futuro, los líderes de la Ciudad de Arvin se paren junto con la comunidad y hagan de Arvin una ciudad santuario y que protejan a las familias a ser separadas”.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *