BAKERSFIELD, CA –  Trabajadores del Condado de Kern junto con trabajadores domesticos se juntaron ante la campana de la libertad el pasado lunes, 26 de febrero para protestar el uso de la Suprema Corte de Justicia por CEOs y multimillonarios para seguir rigiendo el sistema en contra de los trabajadores.

       Todo esto mientras la Corte Suprema escuchaba testimonios en el caso de Janus v AFSCME. Esta protesta sirve como un mensaje que dice que no importando la decisión que tome la Corte Suprema, los miembros del SEIU se mantendrán unificados por que los americanos necesitan buenos trabajos, ahora más que nunca.

         “Trabajadores que son respetados en su trabajo proveen un mejor servicio a la comunidad”, dijo Sonia Chagollan, supervisora del Departamento de Servicios Sociales y miembro del Local 521 del SEIU. “Las comunidades prósperas son mejores para todas las personas, no solo para los miembros del sindicato. Por el bien de la comunidad, no debemos dejar que los intereses de billonarios y los de corporativos nos dividan”, agregó.

         Las acciones de este día son solamente una entre tantas que se presentaron ese día, utilizando el símbolo #WeRise como solidaridad a través de la nación.  Miembros del sindicato se juntaron con empleados de otros departamentos y compañías que desean formar sus propios sindicatos no importando los esfuerzos de ser bloqueados por las mismas fuerzas anti trabajadores que apoyan al caso Janus, una demanda designada a dividir a los trabajadores y que pone límites a su libertad de unirse a un sindicato.

        “¡No nos van a vencer y no nos van a intimidar!” dijo Alice De La Garza, proveedora de cuidado infantil en Porterville. “Tanto como las mujeres que piden el respeto en el trabajo a través de la nación y la esfera pública, así mismo se juntan con nosotros en la pelea para la protección y mejorar los sindicatos, porque sabemos que es la forma de pelear en contra de la pobreza, obtener mejores condiciones de trabajo y para poder proveer un mejor cuidado para nuestros hijos”.

       En un comunicado de prensa, el alcalde de la ciudad de Arvin, José Gurrola vino a decir que él está en contra de este atentado de utilizar la corte Suprema para seguir rigiendo las reglas de la economía. Gurrola agregó que, en lugar de tratar de dificultar a los trabajadores sobre el uso de su poder en número, se debería facilitar la unión a los sindicatos. “Además”, dijo Gurrola. “Hare todo lo posible para ayudar a los trabajadores de Arvin y del condado de Kern a que puedan unirse a un sindicato”.

        Los manifestantes prometieron estar unidos no importando la decisión que tome la Corte Suprema en este caso, y prometieron pelear más para obtener mejores trabajos que pueden proveer una seguridad financiera para sus familias, mejoren a la comunidad y la economía.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *