BAKERSFIELD, CA – Partidarios y seguidores de Leticia Pérez la escoltaron a la Cámara de Supervisores para su primera sesión en la cámara este pasado martes. Esta es la primera sesión de Pérez desde que se le acusó de dos delitos menores relacionados con el voto a favor de la regulación de la marihuana en el Condado de Kern.

       La Fundación Dolores Huerta, junto con el Consulado Laboral Central de los Condados de Kern, Inyo y Mono, organizaron esta demostración.

       El gigantesco grupo de partidarios caminaron a su lado y detrás de ella mientras caminaba enfrente de la corte suprema del Condado de Kern hacia el oriente por la Avenida Truxtun enlazada con el brazo de la activista y líder de los derechos cíviles, la señora Dolores Huerta.  Una ola de letreros que decían “Nosotros apoyamos a Leticia” fueron sostenidos por partidarios y seguidores, quienes fueron de diferentes razas, edades y colores, reflejivos a los residentes de este condado. El grupo masivo cantaba a lo largo de a ruta de la avenida Truxtun.

      El pasado 17 de julio del 2018, la procuraduría del Condado de Kern, que encabeza Lisa Green, levantó un acta en contra de Pérez acusándola de dos cargos de conflicto de intereses y de no difundir sus intereses monetarios por ser servidora pública. El abogado de Pérez, H.A. Sala dio la declaración de no culpabilidad en la corte el día siguiente.

       Alegaciones provenientes de la procuradora, Lisa Green, sugieren que la supervisora Pérez votó a favor, y fue la única que votó sí en este tema, porque su esposo, Fernando Jara, es un consultor que trabaja en parte con la industria local marihuanera. Uno de los cargos en su contra dice que ella, Pérez, tiene un interés monetario en su voto sobre este tema. En votos posteriores, Pérez se recusó del voto en cualquiera de los temas relacionados con la marihuana.

       Una vez que la multitud llegó al edificio administrativo del Condado de Kern, varias personas estaban ansiosas de comentar la imagen en la que la supervisora Pérez fue acusada y en una orden de silencio posterior qu entró en vigencia el 20 de julio impidiendo que cualquier persona relacionado con el caso hiciera comentarios públicos, rara vez visto en un caso de delito menor.

      La supervisora no quiso responder a la pregunta relacionada con sus acusaciones cuando fue presionada por los medios, sin embargo, ella se dirigió a la multitud de seguidores al darles las gracias al apoyarla diciendo “Cuando estamos juntos así, no hay nada que no podamos hacer, somos una comunidad unida, honramos a nuestras instituciones de justicia y estamos juntos”.

      Dolores Huerta hizo un comentario expresando su frustración de cómo se está manejando este caso.  “La están tratando de criminalizar por haberse puesto al lado de sus constituyentes, por haber votado en la forma que su gente quiere que ella vote, ¿pues saben que?, ¡no nos vamos a dejar! ¿Verdad?

       Adentro de la Cámara de Supervisores que estaba programada para ese martes, partidarios y su oposición tomaron sus turnos en el podio, algunos de ellos en conversaciones calientes  con el supervisor Mike Maggard, quien también fue investigado por mala conducta en relación con acciones relacionadas con la industria marihuanera.  La procuraduría no lo encontró culpable.  “Como tratan a Leticia Pérez, es como nos tratan a nosotros”, dijo Mary Helen Barro, mientras apuntaba a la audiencia de partidarios de Leticia Pérez que se encontraban adentro de la cámara. Barro fue candidato para el congreso americano que se llevaran a cabo en noviembre para tomar el asiento del líder mayoritario Kevin McCarthy (R-Bakersfield).

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *