BAKERSFIELD, CA – La Junta de Supervisores del Condado de Kern le dio el visto bueno al condado el martes pasado para celebrar acuerdos con los prestamistas para la implementación de un nuevo Programa de Alivio para Pequeñas Empresas de Kern.

   Durante la previa reunión, la junta aprobó por unanimidad un plan para dedicar $25 millones en fondos locales de la Ley CARES a las pequeñas empresas afectadas por COVID-19. El condado ya ha estado en contacto con cuatro prestamistas locales, incluyendo a Valley Republic Bank y Mission Bank, sobre la distribución de los fondos.

    Se espera que los bancos comiencen a aceptar solicitudes empezando el 26 de mayo, según el condado.

   “(Las empresas) no necesitan esto en un año. Están atravesando este momento difícil y necesitan desesperadamente en necesidad de ayuda”, dijo el Director de Operaciones James Zervis. “Estamos anticipando la llegada de una gran cantidad de aplicaciones, por eso estamos usando cuatro prestamistas”.

   El objetivo de KSBRP es proporcionar préstamos perdonables que cubran hasta cuatro meses de nómina promedio, o hasta un máximo de $75,000, a empresas locales con menos de 50 empleados y $5 millones en ingresos anuales.

   Las empresas que reciben préstamos deben gastarlos dentro de los cuatro meses y gastar al menos la mitad en la nómina, de acuerdo con las pautas del condado. Se puede gastar un máximo del 40 por ciento en alquiler, servicios públicos e intereses hipotecarios. Hasta el 10 por ciento de la financiación se puede utilizar para gastos generales de capital.

   Cualquier interés acumulado sobre los préstamos también será perdonado, según el condado.

   Dentro de las próximas 18 semanas, las empresas también deben recibir asesoría gratuita de un Centro de Recursos de Asistencia Técnica de la Asociación de Pequeñas Empresas, como la Corporación de Desarrollo de Pequeñas Empresas en Cal State Bakersfield, para que el préstamo sea perdonado.

   Inicialmente, el condado había planeado que las primeras semanas del programa fueran exclusivas de los restaurantes locales. Sin embargo, ante el rechazo de los supervisores, Zervis acordó abrirlo a otros negocios como salones, gimnasios y hoteles.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *