BAKERSFIELD, CA –  El pasado lunes, 11 de septiembre se recordó un evento catastrófico que espantó a esta nación hasta los huesos. Nos referimos a la tragedia del ataque a las torres gemelas en este día hace 16 años cuando dos aviones comerciales se estrellaron en cada una de las torres, matando inmediatamente a todos los pasajeros, a los terroristas y a cientos de personas que se encontraban trabajando en estas torres.

      ¡Este fue un acto de terrorismo! Un acto de personas que desean que los EEUU se vea débil y sea fácilmente extorsionado. Pero ese no fue el caso. Una vez que empezaron los hechos, la ciudadanía americana se unió más que nunca y empezó a pelear en contra del terrorismo. Ya no importaba si eras blanco, verde, café o con puntos verdes o purpuras, eres un americano y la valla de la etnicidad ya no existía en estos momentos.  En esos días logramos mucho, América del Norte se volvió en esos momentos el mejor país del mundo.

        Diez y seis años después todavía seguimos recordando estos hechos, aquí en Bakersfield el Heroico Cuerpo de Bomberos de Bakersfield, junto con elementos del Departamento de Bomberos llevaron a cabo un servicio memorial en el Monumento Memorial del WTC ubicado en las afueras de la estación número 15 de bomberos, 1315 Buena Vista Road. Este evento, que no fue abierto al público tendió una rosca en frente de la valla del Centro de Comercio Mundial que fue traída directamente de la zona cero en Nueva York y que ahora llama Bakersfield su casa.

       Mientras tanto, en el centro de la ciudad se llevó a cabo otro tipo de ceremonia en los terrenos de la Preparatoria de Bakersfield (BHS siglas en inglés). A las 8:30 am en punto, cadetes del programa paramilitar de la escuela, que pertenece a la Fuerza Aerea (AFJROTC) grupo CA – 891, guiado por el Mayor Kris Fink y por el Sargento Mayor Robert Hall hicieron formación en frente de la administración de la escuela para honrar a las personas que sirvieron y murieron durante este ataque, maestros sacaron a sus clases y tomaron su lugar detrás de los escuadrones de la milicia escolar.

         Después de unas palabras hechas por el director, David Reese, una escolta militar llevó y presentó a la población escolar una rosca de flores con una bandana que solamente tenía los números “9-11-2001”. La rosca fue puesta en las afueras de la oficina administrativa donde dos cadetes fueron puestos en guardia todo el día.

    Leave a comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *