Bakersfield, California. — Una investigación del Departamento de Seguros de California ha llevado a la emisión y presentación de acusaciones en contra siete acusados por parte del Gran Jurado del Condado de Kern.
Las acusaciones se emitieron después de que los acusados supuestamente robaron más de $330,000 en beneficios destinados a ayudar a los trabajadores lesionados a reingresar a la fuerza laboral.    

Los acusados eran empleados y propietarios de una escuela vocacional de Bakersfield, el Instituto Hispano Americano (IHA), así como empleados de dos bufetes de abogados locales. Presuntamente hicieron un mal uso de los vales suplementarios de beneficios por desplazamiento de empleo, que proporcionan a los trabajadores lesionados hasta $6,000 para el reciclaje en una institución educativa postsecundaria. La capacitación ayuda al trabajador lesionado a ser más competitivo en el mercado laboral cuando no puede regresar a su antiguo empleador debido a su discapacidad total o temporal.   

“Al supuestamente hacer un mal uso de los beneficios diseñados para ayudar a los trabajadores lesionados a reingresar a la fuerza laboral y poder ganarse la vida, este negocio engañó a los trabajadores, las compañías de seguros y nuestro estado”, dijo el Comisionado de Seguros Ricardo Lara. “Los vales de compensación para trabajadores son un programa vital para el reentrenamiento de los trabajadores lesionados y el Departamento de Seguros continuará protegiéndolo”.   

La investigación del Departamento encontró que los acusados conspiraron para defraudar a más de 20 compañías de seguros de más de $330,000. Los acusados enviaron sistemáticamente documentación falsa o engañosa a las compañías de seguros para probar que los trabajadores lesionados eran elegibles para obtener el dinero del vale, pero los estudiantes en realidad no cumplían con los requisitos mínimos para el programa. Los acusados supuestamente mintieron sobre docenas de resultados de pruebas para exámenes que se requerían para la inscripción.   

La investigación también encontró que los trabajadores lesionados fueron dirigidos ilegalmente a la escuela por empleados de las oficinas de abogados locales, a quienes se les pagaría hasta $600 por cada estudiante que refirieron a la escuela.   

“Al igual que muchos tipos de programas que benefician al público en general, las leyes de compensación de trabajadores solo pueden ayudar a las personas que más lo necesitan si están protegidas contra el fraude y otros esquemas diseñados para malversar fondos”, dijo la fiscal de distrito del condado de Kern, Cynthia Zimmer. “Cuando se identifique evidencia de abuso del sistema de compensación para trabajadores, se investigará y procesará para responsabilizar a los malhechores y garantizar que los beneficios permanezcan disponibles para aquellos genuinamente calificados para recibirlos”.   

Ochenta y cinco cargos han sido presentados contra cada acusado, incluyendo conspiración para cometer fraude de seguros, ocultando hechos que afectan el derecho a los beneficios del seguro, y ofreciendo o recibiendo dinero a cambio de referencias.    Los siete acusados han sido procesados y actualmente están a la espera de juicio en el Tribunal Superior del Condado de Kern. Los acusados son Anna Ayala-Reyes, Sylvia Carrillo, Evelyn Cruz, Martín Cruz, Nelfido Rolando Cruz, Cynthia Ozaeta y Sandra Paredez. La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Kern está procesando este caso.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *